Pensar en la muerte en tiempos de pandemia

Claves para resolver errores frecuentes en la escritura
Pensar en la muerte en tiempos de pandemia
Slider

Autora: Rosa Argumedo Coa
Estudiante Licenciatura en Educación Especial
Seccional Urabá – Universidad de Antioquia
Agosto – 2020

El presente escrito es producto del Taller de escritura El Ensayo, desarrollado con estudiantes universitarios de sedes regionales de la Universidad de Antioquia, con el propósito de fortalecer su capacidad para asumir posturas propias a partir de los aprendizajes en la formación profesional.

Este año 2020 trajo consigo una pandemia que ha convocado al mundo a pensar en la muerte; un suceso en el que nadie piensa comúnmente porque la mayoría de las personas nos dedicamos a mirar cómo vivir bien, sin detenernos a reflexionar que la vida y la muerte son una dualidad inseparable donde pensar en la una conlleva a la otra.

Pensar en la muerte en tiempos de pandemia pone en contexto la teoría de Edgar Morin (2017), acerca del buen vivir y su relación con el pensamiento complejo, la cual invita a los individuos y a las naciones a buscar el bienestar, evolución y productividad mutua, entendiendo que como seres humanos estamos en un mundo que reúne un tejido de eventos, acciones, interacciones, determinaciones, incertidumbres, donde no solo una parte se encuentra en el todo, sino que el todo se encuentra en la parte y que de una u otra forma estamos atravesados por el lenguaje, la cultura, las normas y prohibiciones de la sociedad en la que estamos inmersos.

Para comprender mejor qué es el buen vivir, Morin (2017), hace un paralelo entre bienestar y estar bien. Por un lado, estar bien, es poder suplir las necesidades básicas de alimentación, vivienda, educación, salud y por el otro, el bienestar es sentir satisfacción por haber cumplido tus metas, estar al lado de una persona que te agrade, leer un libro, etc., es decir, realizar cosas que hagan sentir que nuestra presencia en el mundo tiene sentido. El buen vivir implica analizar que nuestras acciones no están aisladas de la sociedad en la que vivimos y que las consecuencias de ellas, nos afectan tanto individual como colectivamente.

La vida es un fenómeno complejo, que cada día nos trae sorpresas y nunca estaremos seguros de lo que será el mañana; conlleva en sí misma incertidumbres, con momentos de felicidad, de crisis individuales o colectivas como la que estamos viviendo por estos días a raíz del Covid 19. Sin embargo, sabemos que el único hecho seguro del ciclo de la vida, es la muerte, aunque no sepamos el día ni el lugar, y el mundo hoy, al detenerse a pensar en ella, por primera vez siente la necesidad de mirar en cómo vivir bien de forma colectiva: la mayoría de las personas tratamos de lavarnos las manos, de mantener el aislamiento social, de informar cualquier sospecha de haber adquirido el virus de la pandemia, protegemos a nuestros niños y adultos mayores, tratamos de brindar ayuda a quienes vemos más necesitados y sentimos gran satisfacción cuando escuchamos que alguien, sin importar de qué nación sea, se pudo recuperar.

Todas estas acciones, sin darnos cuenta nos están llevando a un buen vivir y por ende a un buen morir, porque estamos tratando de interconectar distintas dimensiones de lo real, desarrollando una estrategia de pensamiento que no sea reductiva ni totalizante, sino reflexiva; lo que implica entonces evaluar nuestro comportamiento constantemente, que observemos más allá de lo aparente, para que, al pensar en la muerte, no se desdibuje la noción de buen vivir.

Referencias:
Morin, E., y Barcelona, P. (2017). Enseñar a vivir. Manifiesto para cambiar la
educación. Revista Catalana de Pedagogía, 11, 223-235. Recuperado de
https://publicacions.iec.cat/repository/pdf/00000245/00000082.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *